politica

Política empresarial

Rover Alcisa basa su prestigio ante sus clientes actuales y futuros mediante la ejecución de las líneas de acción fijadas en su plan estratégico, siendo estas las siguientes:

Implantación efectiva de sistemas de mejora para asegurar el compromiso con nuestros clientes en cuanto a la calidad de las obras ejecutadas, el respeto por el medio ambiente y el fomento de una cultura empresarial efectiva en el área de la prevención de riesgos laborales.

Formación de los recursos humanos de la compañía con objeto de ampliar y desarrollar nuevas habilidades que mejoren la capacidad competitiva de la empresa en un mercado maduro y fuertemente disputado.

Concentración en la actividad de construcción, lo que permite obtener unos niveles superiores de tecnología, sistemas de gestión y así lograr una mayor competitividad. La empresa ejecuta obras en todo el territorio nacional, concentrándose la cartera de obras en las zonas centro y levante, con estructuras fijas en Madrid, Barcelona y Valencia, como política de acercamiento a sus clientes. Rover Alcisa ofrece a sus clientes servicios integrales desde la concepción del proyecto, su construcción, hasta su explotación y mantenimiento. Para ello cuenta con la colaboración de la ingeniería ISO, como empresa asociada.

En el aspecto financiero, el Grupo apuesta por la autofinanciación. Los beneficios se destinan íntegramente a incrementar los recursos propios, no repartiendo dividendos a sus accionistas. Con esta política, el crecimiento es moderado pero firme. Sigue manteniendo una atención permanente a la selección y formación de todo su personal, convencidos de que los recursos humanos son el activo más importante de la empresa.

Inversión en tecnologías de la información y avanzados sistemas de gestión que dinamicen y fortalezcan las mejores prácticas de la empresa, situando a la compañía dentro del grupo de las constructoras españolas más avanzadas técnica y tecnológicamente.